sábado, 24 de diciembre de 2011

Al fin van a dejar de rezarle a la televisión

"El dios del Antiguo Testamento es posiblemente el personaje más desagradable de toda la ficción. Celoso y orgulloso de ello, un mezquino, injusto e implacable enloquecido fuera de control, un vengativo limpiador étnico sediento de sangre, un misógino, homófobo, racista, infanticida, genocida, filicida, pestilente, megalómano, sadomasoquista, caprichoso y malévolo matón."

Fuente:
Richard Dawkins, "El Espejismo de Dios".

No hay comentarios:

Publicar un comentario