viernes, 16 de marzo de 2012

Lo que el rock siempre nos quiso decir

Sobretodo no acepto a tu Dios -- murmura Johnny --. No me vengas con eso, no lo permito. Y si realmente está del otro lado de la puerta, maldito si me importa. No tiene ningún mérito pasar al otro lado porque él te abra la puerta. Desfondarla a patadas, eso sí. Romperla a puñetazos, eyacular contra la puerta, mear un día entero contra la puerta. Aquella vez en Nueva York yo creo que abrí la puerta con mi música, hasta que tuve que parar y entonces el maldito me la cerró en la cara nada más que porque no le he rezado nunca, porque no le voy a rezar nunca, porque no quiero saber nada con ese portero de librea, ese abridor de puertas a cambio de propina, ese...

Fuente:
El Perseguidor, de Julio Cortázar

jueves, 15 de marzo de 2012

Lo que me mantiene vivo

Como muchos de los otros, yo era un buscador, un revoltoso, un agitador, y, a veces, un estúpido buscalíos. Nunca estuve lo suficientemente ocioso como para pensar demasiado, pero de alguna manera tuve la sensación de que mis instintos eran acertados.Compartí el optimismo absurdo de que algunos de nosotros realmente progresábamos, de que habíamos tomado un camino honesto y de que los mejores inevitablemente llegaríamos a la cima.
Al mismo tiempo, compartía la negra sospecha de que la existencia que llevábamos era una causa perdida, de que éramos todos actores que se engañaban en pos de una odisea sin sentido. Y la tensión entre estos dos polos -un incansable idealismo por un lado y la sensación de inminente catástrofe por el otro- era lo que me mantenía vivo.

Fuente:
Hunter S. Thompson - Días de Ron
Porque Hunter entendió todo lo que nosotros luchamos por saber.