viernes, 16 de marzo de 2012

Lo que el rock siempre nos quiso decir

Sobretodo no acepto a tu Dios -- murmura Johnny --. No me vengas con eso, no lo permito. Y si realmente está del otro lado de la puerta, maldito si me importa. No tiene ningún mérito pasar al otro lado porque él te abra la puerta. Desfondarla a patadas, eso sí. Romperla a puñetazos, eyacular contra la puerta, mear un día entero contra la puerta. Aquella vez en Nueva York yo creo que abrí la puerta con mi música, hasta que tuve que parar y entonces el maldito me la cerró en la cara nada más que porque no le he rezado nunca, porque no le voy a rezar nunca, porque no quiero saber nada con ese portero de librea, ese abridor de puertas a cambio de propina, ese...

Fuente:
El Perseguidor, de Julio Cortázar

No hay comentarios:

Publicar un comentario