miércoles, 13 de marzo de 2013

Budista del catolicismo occidental

Toda la perfección del hombre consiste en alejarse y en despojarse de la criatura; en comportarse uniformemente en y hacia todas las cosas, non ser abatido por las adversidades, non exaltarse en la fortuna, no alegrarse o temer o gozar de una cosa más que de otra… También si esto parece arduo y difícil, en cambio es absolutamente leve y necesario; leve sobre todo porque cuando se ha gustado el espíritu, se pierde el sabor de toda carne. De hecho, el inconmensurable gusto de Dios anula todo lo demás. Secundariamente porque, en efecto, para quien ama de verdad, todas las cosas son un puro nada, fuera de Dios, en cuanto fuera del ser.

Fuente:
de Meister Eckhart, teólogo del Siglo XIII que fue quemado por la Inquisición básicamente porque sus sermones tenían un nivel filosófico tan elevado que se podía tornar peligroso. De verdad, eh.

jueves, 7 de marzo de 2013

Toca fibras de adentro tuyo


Guerra de la Calle, Guerra del Alma


Cada una de mis mitades no podría existir sin la otra. ¿Se puede amar la intemperie sin odiar la jaula? ¿Vivir sin morir, nacer sin matar?


En mi pecho, plaza de toros, pelean la libertad y el miedo.


Fuente: 
Eduardo Galeano - Días y noches de amor y de guerra